Si pulsa en este gadget estará colaborando con la Asociación de Blogueros con el Papa. ¡Gracias!

SAN JOSÉ EN LOS DOCUMENTOS DEL VATICANO II




            Si lees los Documentos del Concilio Vaticano II no encuentra en ellos el nombre de San José más que una vez, y esto, citando un texto de canon romano de la Misa (LG 50), y uno se pregunta: ¿pero, como es posible que no se mencione a san José más que una sola vez cuando el Papa San Juan XXIII lo proclamó Patrón del Concilio Vaticano II y con anterioridad había introducido su nombre en el canon romano de la Misa y todos los días los obispos sinodales,  los teólogos y los asesores oían su nombre en la celebración diaria de la Misa, que es el texto citado?. Es realmente un caso insólito y sorprendente y no se trata de gente lega en la materia sino de personas preparadas y bien formadas en los campos de la teología y me figuro que más de uno devoto de San José
            Y más concretamente refiriéndome al capítulo VIII de la Constitución Lumen Gentium sobre la Santísima Virgen María, Madre de Dios, en el misterio de Cristo y de la Iglesia en el que claramente se ve que debía aparecer su nombre, pues no, no aparece; la única referencia a él es marginal, al citar el texto de San Lucas: tu padre y yo angustiados te buscábamos (Lc 2,48). Esto es aún más insólito y sorprendente y yo diría no antievangélico pero sí aevangélico. Porque es que en el Evangelio leemos que San José juega un papel esencial en el misterio de la salvación y de la Iglesia. Sin san José no hubiera habido encarnación del Verbo en el seno de María, porque desde la eternidad en el decreto eterno de la salvación del hombre estaba decretado que el Verbo de Dios se encarnaría y nacería de una Virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David, que por eso el Padre le dice por medio del ángel: José, hijo de David no temas recibir a María, tu mujer, en tu casa, porque lo que hay en ella es por obra del Espíritu santo (Mt1,20). Y José al punto la recibió en su casa. Ya puede realizarse el misterio de la Encarnación, porque María se ha desposado con José. Ya puede nacer dentro del matrimonio de José y María. Por tres veces encontramos en el Evangelio que María esta desposada con José (Mt, 1,18; Lc 1,27; 2,5). Cuatro veces habla San Lucas de los padres de Jesús (Lc 3,27.33.41.48)
            Y esto lo saben los Padres del Concilio y sus asesores. No estamos en los siglos del silencio sobre san José. El Papa Beato Pío IX ha promulgado un Decreto Quemadmodum Deus, declarando solemnemente a san José como Patrono de la Iglesia católica el 6 de diciembre de 1870; El Papa León XIII ha promulgado una encíclica en 1889,  Quamquam pluries,  la única, sobre la santidad de san José, y San Juan XXIII ha hablado admirablemente del santo Patriarca en distintas ocasiones, especialmente en La Carta apostólica a los obispos y a todos los fieles en el 19 de marzo de 1961 sobre la devoción a san José, patrono de la Iglesia. La devoción a san José está arraigada fuertemente en el pueblo fiel y muy desarrollada en al Iglesia de Dios; hace ya siglos que los teólogos enseñan que san José pertenece la orden hipostático, forma parte del misterio de la salvación y redención. Entonces ¿por qué se silencia totalmente a san José en este capítulo? Que parece que la Virgen es un asteroide caído del cielo sin relaciones humanas, que no ha tenido familia, que no ha estado casada.
Los primeros que han tenido que sufrir con este proceder, con este silencia de san José son Jesús, su hijo, y la Virgen María, su esposa, que amaban y aman entrañablemente a su padre y esposo.
¿Qué pasa? Dicen que fue para no entorpecer el camino del ecumenismo ¿San José entorpecer el movimiento ecuménico? Pero si es el primero más interesado en ello. ¿No es el Patrono de la Iglesia católica que vela por ella más que nadie? Y si la actitud más fundamental de la Iglesia, como dice el mismo Concilio, es la escucha de la Palabra de Dios (DV 1), aquí los Padres sinodales no han escuchado la Palabra de Dios en el Evangelio. Y, aunque algunos Padres conciliares pidieron explícitamente que en el capítulo 8, dedicado a la Virgen María, se hiciese mención explicita del matrimonio virginal de María y José con sus consecuencias prácticas, porque, como dirá más tarde San Juan Pablo II “Y también para la Iglesia, si es importante profesar la concepción virginal de Jesús, no lo es menos defender el matrimonio de María con José, porque jurídicamente depende de este matrimonio la paternidad de José” (RC  7), no tuvieron acogida en la mayoría de los Padres..Que Dios perdone a todos los que han impedido esta glorificación de San José junto a su esposa en el Concilio Vaticano II, pero sepan que san José sigue perteneciendo al orden hipostático, el orden de la gracia de la salvación y redención de Jesús, siempre será el esposo santísimo de María, el Padre amantísimo de Jesús y siempre tendrá una importancia esencial la acogida de la llamada del Padre del cielo a que tomase a María, su mujer, en su casa, a desposarla definitivamente para que naciese en su matrimonio Jesús.
Lo que no hicieron los Padres del Concilio lo llevó a cabo san Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica            Redemptoris Custos sobre la figura y misión de san José en la vida de Cristo y de la Iglesia, el documento papal más amplio y rico de doctrina sobre el glorioso Patriarca San José. Sin duda el Documento papal más importante en la historia de la Iglesia.

                                   P. Román Llamas,ocd


Leer más



            Si lees los Documentos del Concilio Vaticano II no encuentra en ellos el nombre de San José más que una vez, y esto, citando un texto de canon romano de la Misa (LG 50), y uno se pregunta: ¿pero, como es posible que no se mencione a san José más que una sola vez cuando el Papa San Juan XXIII lo proclamó Patrón del Concilio Vaticano II y con anterioridad había introducido su nombre en el canon romano de la Misa y todos los días los obispos sinodales,  los teólogos y los asesores oían su nombre en la celebración diaria de la Misa, que es el texto citado?. Es realmente un caso insólito y sorprendente y no se trata de gente lega en la materia sino de personas preparadas y bien formadas en los campos de la teología y me figuro que más de uno devoto de San José
            Y más concretamente refiriéndome al capítulo VIII de la Constitución Lumen Gentium sobre la Santísima Virgen María, Madre de Dios, en el misterio de Cristo y de la Iglesia en el que claramente se ve que debía aparecer su nombre, pues no, no aparece; la única referencia a él es marginal, al citar el texto de San Lucas: tu padre y yo angustiados te buscábamos (Lc 2,48). Esto es aún más insólito y sorprendente y yo diría no antievangélico pero sí aevangélico. Porque es que en el Evangelio leemos que San José juega un papel esencial en el misterio de la salvación y de la Iglesia. Sin san José no hubiera habido encarnación del Verbo en el seno de María, porque desde la eternidad en el decreto eterno de la salvación del hombre estaba decretado que el Verbo de Dios se encarnaría y nacería de una Virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David, que por eso el Padre le dice por medio del ángel: José, hijo de David no temas recibir a María, tu mujer, en tu casa, porque lo que hay en ella es por obra del Espíritu santo (Mt1,20). Y José al punto la recibió en su casa. Ya puede realizarse el misterio de la Encarnación, porque María se ha desposado con José. Ya puede nacer dentro del matrimonio de José y María. Por tres veces encontramos en el Evangelio que María esta desposada con José (Mt, 1,18; Lc 1,27; 2,5). Cuatro veces habla San Lucas de los padres de Jesús (Lc 3,27.33.41.48)
            Y esto lo saben los Padres del Concilio y sus asesores. No estamos en los siglos del silencio sobre san José. El Papa Beato Pío IX ha promulgado un Decreto Quemadmodum Deus, declarando solemnemente a san José como Patrono de la Iglesia católica el 6 de diciembre de 1870; El Papa León XIII ha promulgado una encíclica en 1889,  Quamquam pluries,  la única, sobre la santidad de san José, y San Juan XXIII ha hablado admirablemente del santo Patriarca en distintas ocasiones, especialmente en La Carta apostólica a los obispos y a todos los fieles en el 19 de marzo de 1961 sobre la devoción a san José, patrono de la Iglesia. La devoción a san José está arraigada fuertemente en el pueblo fiel y muy desarrollada en al Iglesia de Dios; hace ya siglos que los teólogos enseñan que san José pertenece la orden hipostático, forma parte del misterio de la salvación y redención. Entonces ¿por qué se silencia totalmente a san José en este capítulo? Que parece que la Virgen es un asteroide caído del cielo sin relaciones humanas, que no ha tenido familia, que no ha estado casada.
Los primeros que han tenido que sufrir con este proceder, con este silencia de san José son Jesús, su hijo, y la Virgen María, su esposa, que amaban y aman entrañablemente a su padre y esposo.
¿Qué pasa? Dicen que fue para no entorpecer el camino del ecumenismo ¿San José entorpecer el movimiento ecuménico? Pero si es el primero más interesado en ello. ¿No es el Patrono de la Iglesia católica que vela por ella más que nadie? Y si la actitud más fundamental de la Iglesia, como dice el mismo Concilio, es la escucha de la Palabra de Dios (DV 1), aquí los Padres sinodales no han escuchado la Palabra de Dios en el Evangelio. Y, aunque algunos Padres conciliares pidieron explícitamente que en el capítulo 8, dedicado a la Virgen María, se hiciese mención explicita del matrimonio virginal de María y José con sus consecuencias prácticas, porque, como dirá más tarde San Juan Pablo II “Y también para la Iglesia, si es importante profesar la concepción virginal de Jesús, no lo es menos defender el matrimonio de María con José, porque jurídicamente depende de este matrimonio la paternidad de José” (RC  7), no tuvieron acogida en la mayoría de los Padres..Que Dios perdone a todos los que han impedido esta glorificación de San José junto a su esposa en el Concilio Vaticano II, pero sepan que san José sigue perteneciendo al orden hipostático, el orden de la gracia de la salvación y redención de Jesús, siempre será el esposo santísimo de María, el Padre amantísimo de Jesús y siempre tendrá una importancia esencial la acogida de la llamada del Padre del cielo a que tomase a María, su mujer, en su casa, a desposarla definitivamente para que naciese en su matrimonio Jesús.
Lo que no hicieron los Padres del Concilio lo llevó a cabo san Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica            Redemptoris Custos sobre la figura y misión de san José en la vida de Cristo y de la Iglesia, el documento papal más amplio y rico de doctrina sobre el glorioso Patriarca San José. Sin duda el Documento papal más importante en la historia de la Iglesia.

                                   P. Román Llamas,ocd


Leer más...

¿Quien es San Felix I?

San Felix I (269-274) Nació en Roma. Elegido el 5.I.269, murió el 30.XII.274. Afirmó la divinidad y humanidad de Jesucristo y las dos naturalezas distintas en una sola persona. Padeció la persecución de Aureliano. Inicia a enterrar a los mártires bajo el altar y a celebrar la misa sobre sus sepulcros.

La observación en el “Liber Pontificalis” le adjudica a este Papa un decreto por el cual las Misas debían celebrarse sobre las tumbas de los mártires ("Hic constituit supra memorias martyrum missas celebrare"). El autor de esta entrada estaba aludiendo evidentemente a la costumbre de celebrar el Santo Sacrificio en privado, en los altares cerca o sobre las tumbas de los mártires en las criptas de las catacumbas (missa ad corpus), mientras que la celebración solemne de los Sagrados Misterios siempre se realizó en las basílicas construidas sobre las catacumbas.
Leer más
San Felix I (269-274) Nació en Roma. Elegido el 5.I.269, murió el 30.XII.274. Afirmó la divinidad y humanidad de Jesucristo y las dos naturalezas distintas en una sola persona. Padeció la persecución de Aureliano. Inicia a enterrar a los mártires bajo el altar y a celebrar la misa sobre sus sepulcros.

La observación en el “Liber Pontificalis” le adjudica a este Papa un decreto por el cual las Misas debían celebrarse sobre las tumbas de los mártires ("Hic constituit supra memorias martyrum missas celebrare"). El autor de esta entrada estaba aludiendo evidentemente a la costumbre de celebrar el Santo Sacrificio en privado, en los altares cerca o sobre las tumbas de los mártires en las criptas de las catacumbas (missa ad corpus), mientras que la celebración solemne de los Sagrados Misterios siempre se realizó en las basílicas construidas sobre las catacumbas.
Leer más...

NECESITAMOS CAMBIAR LAS PLUMAS

Cambiar de plumas, no de plumaje, conviene y es necesario dedicarle su tiempo. La muda no se hace rápida pero, aunque sí despacio, sin pausas y reflexivamente. El plumaje será el mismo, nuestra fe seguirá firme, pero las plumas, los criterios, serán renovadas y reforzadas en la Roca, el Señor, que nos apuntala y nos sostiene.

Una buena referencia de muda podría encontrarse en los "Encuentros de blogueros con el Papa". Para mí es este el IV, y digo IV porque no he fallado a ninguno, y si Dios me concede la Gracia de asistir, estaré allí desde el jueves 9, sobre las 20 horas aproximadamente, para convivir, vivenciar y compartir con todos ustedes, compañeros de camino, la vivencia de lo fundamental cristiano. Y lo hermoso y que nos diferencia de los demás es que lo haremos de forma universal, ¡a todos los rincones del mundo!, por las calles digitales de nuestro singular mundo cibernético.

Todavía tengo los sentimientos y la experiencia de los primeros momentos de acogida. Las primeras vivencias, a modo de crónicas, y fotografías por los constantes y perseverantes compañeros Traeger, Mauricio y Cristina,  que a pie de tren esperaban a los primeros visitantes. Es el hermoso el Encuentro, porque sabemos que quien nos convoca es Jesús, y Él vive y está presente en nosotros cuando nosotros nos reunimos por y en nombre de Él.

Son momentos muy valiosos que duran durante todo un año. Renovadas amistades; criterios compartidos; oraciones unidas y compartidas; Eucaristías enlazados y unidos en el Señor. Fiesta y alegría, pero también criba de lo execrable que nos somete y esclaviza apegándonos a este mundo que nos amenaza con el olvido de Dios.

Son bocanadas de aire fresco que nos renuevan, nos mudan de plumas viejas y rancias que no nos dejan retomar el vuelo de vuelta a Casa, para, repoblados de las nuevas y coloridas del Espíritu, llenar de colores nuestra vida y reemprender el vuelo por las calles digitales gritando que Jesús Vive y está entre nosotros.

Por eso, compañeros apuren sus mudanzas y preparen sus vuelos migratorios, rumbo a Cádiz, la tacita de plata, donde en unos días renovaremos todo nuestro viejo plumaje para retornar al mundo cibernético cargado de la Gracia del Espíritu y dispuesto a darlo todo por amor al Señor y a los hermanos.


Salvador Pérez Alayón
Leer más
Cambiar de plumas, no de plumaje, conviene y es necesario dedicarle su tiempo. La muda no se hace rápida pero, aunque sí despacio, sin pausas y reflexivamente. El plumaje será el mismo, nuestra fe seguirá firme, pero las plumas, los criterios, serán renovadas y reforzadas en la Roca, el Señor, que nos apuntala y nos sostiene.

Una buena referencia de muda podría encontrarse en los "Encuentros de blogueros con el Papa". Para mí es este el IV, y digo IV porque no he fallado a ninguno, y si Dios me concede la Gracia de asistir, estaré allí desde el jueves 9, sobre las 20 horas aproximadamente, para convivir, vivenciar y compartir con todos ustedes, compañeros de camino, la vivencia de lo fundamental cristiano. Y lo hermoso y que nos diferencia de los demás es que lo haremos de forma universal, ¡a todos los rincones del mundo!, por las calles digitales de nuestro singular mundo cibernético.

Todavía tengo los sentimientos y la experiencia de los primeros momentos de acogida. Las primeras vivencias, a modo de crónicas, y fotografías por los constantes y perseverantes compañeros Traeger, Mauricio y Cristina,  que a pie de tren esperaban a los primeros visitantes. Es el hermoso el Encuentro, porque sabemos que quien nos convoca es Jesús, y Él vive y está presente en nosotros cuando nosotros nos reunimos por y en nombre de Él.

Son momentos muy valiosos que duran durante todo un año. Renovadas amistades; criterios compartidos; oraciones unidas y compartidas; Eucaristías enlazados y unidos en el Señor. Fiesta y alegría, pero también criba de lo execrable que nos somete y esclaviza apegándonos a este mundo que nos amenaza con el olvido de Dios.

Son bocanadas de aire fresco que nos renuevan, nos mudan de plumas viejas y rancias que no nos dejan retomar el vuelo de vuelta a Casa, para, repoblados de las nuevas y coloridas del Espíritu, llenar de colores nuestra vida y reemprender el vuelo por las calles digitales gritando que Jesús Vive y está entre nosotros.

Por eso, compañeros apuren sus mudanzas y preparen sus vuelos migratorios, rumbo a Cádiz, la tacita de plata, donde en unos días renovaremos todo nuestro viejo plumaje para retornar al mundo cibernético cargado de la Gracia del Espíritu y dispuesto a darlo todo por amor al Señor y a los hermanos.


Salvador Pérez Alayón
Leer más...

¿Quién es el Papa numero 25?


Dionisio nacio en  Turia .  Elegido el 22.VII a 268. Su fiesta se celebra el día de su muerte, el 26 de diciembre.
Tras la muerte del papa Sixto II, la sede papal permaneció vacante durante casi un año debido a las persecuciones que contra los cristianos había desatado el emperador Valeriano.
Sacerdote de gran reputación en la Iglesia de Oriente, Dionisio se trasladó a Roma como presbítero durante el pontificado de Esteban I destacando en esta etapa en la controversia que vivía la Iglesia por la cuestión de los lapsi, aquellos cristianos que por miedo al martirio habían apostatado de su fe en Cristo.
Combatió el Modalismo, doctrina que siguiendo las enseñanzas de Sabelio proponía que las tres personas de la Trinidad no eran sino una cuestión de nombres, distintos modos de nombrar a un único Dios. También se enfrentó a los subordinacionistas, quiénes presentaban al Hijo como un ser creador.
Pero el hecho más relevante de su pontificado fue su enfrentamiento con su homónimo, el obispo de Alejandría, Dionisio, a quien exigió que aclarase su posición sobre la acusación que pesaba contra él de haber hecho unas declaraciones heréticas respecto a la doctrina trinitaria al defender el triteísmo, doctrina que propugnaba la separación de la tres personas de la Trinidad en tres deidades distintas. Este enfrentamiento que se conoce en la historia como la controversia de los dos Dionisios, dio lugar a un intercambio de correspondencia entre Roma y Alejandría en la que Dionisio de Alejandría escribió su Apología y Refutación, defendiendo la ortodoxia de sus ideas al reducir el problema a una simple cuestión semántica entre los cristianos orientales que usaban como lengua litúrgica el griego y los cristianos occidentales que usaban el latín.
Dionisio reorganizó las parroquias romanas y obtiene de Galieno libertad para los cristianos.

San Dionisio murió el 26 de diciembre de 268.
Leer más

Dionisio nacio en  Turia .  Elegido el 22.VII a 268. Su fiesta se celebra el día de su muerte, el 26 de diciembre.
Tras la muerte del papa Sixto II, la sede papal permaneció vacante durante casi un año debido a las persecuciones que contra los cristianos había desatado el emperador Valeriano.
Sacerdote de gran reputación en la Iglesia de Oriente, Dionisio se trasladó a Roma como presbítero durante el pontificado de Esteban I destacando en esta etapa en la controversia que vivía la Iglesia por la cuestión de los lapsi, aquellos cristianos que por miedo al martirio habían apostatado de su fe en Cristo.
Combatió el Modalismo, doctrina que siguiendo las enseñanzas de Sabelio proponía que las tres personas de la Trinidad no eran sino una cuestión de nombres, distintos modos de nombrar a un único Dios. También se enfrentó a los subordinacionistas, quiénes presentaban al Hijo como un ser creador.
Pero el hecho más relevante de su pontificado fue su enfrentamiento con su homónimo, el obispo de Alejandría, Dionisio, a quien exigió que aclarase su posición sobre la acusación que pesaba contra él de haber hecho unas declaraciones heréticas respecto a la doctrina trinitaria al defender el triteísmo, doctrina que propugnaba la separación de la tres personas de la Trinidad en tres deidades distintas. Este enfrentamiento que se conoce en la historia como la controversia de los dos Dionisios, dio lugar a un intercambio de correspondencia entre Roma y Alejandría en la que Dionisio de Alejandría escribió su Apología y Refutación, defendiendo la ortodoxia de sus ideas al reducir el problema a una simple cuestión semántica entre los cristianos orientales que usaban como lengua litúrgica el griego y los cristianos occidentales que usaban el latín.
Dionisio reorganizó las parroquias romanas y obtiene de Galieno libertad para los cristianos.

San Dionisio murió el 26 de diciembre de 268.
Leer más...

¿para qué sirve una familia con fe?


Un matrimonio, con muchos hijos. Una familia en la que la mamá de un carácter fuerte pero muy religioso no siempre podía tener el control que deseaba. El papá un hombre trabajador, el típico proveedor, un tanto alejado de los problemillas domésticos. Los hijos buenos todos pero con sus marcadas diferencias.
De niños todo era lo normal, los típicos pleitos infantiles, lo acostumbrado en una familia grande, de clase media baja; juegos, estudios, amistades…. Nada que los haga diferentes al resto de las familias de su alrededor. Las niñas aplicadas, inteligentes de un bonito medio aceptable. La ropa siempre heredada de una hermana a otra por lo que a la de en medio le tocaba bastante avanzada en uso…. Se dice ahora en psicología, la niña sándwich, la que no se define ni como la mayor con sus privilegios de primogénita ni la pequeñita con sus privilegios de consentida. Es decir, un tanto inadvertida, un tanto indefinida, temerosilla, asustadiza, pero juguetona a mas no poder, digamos traviesa.
En el contexto familiar primaba la fe. Un colegio católico que reafirmaba lo vivido en casa.La oración por la noche en conjunto, la misa de domingo sin falta, así como la confesión el sábado después del catecismo parroquial. Y las fiestas hermosas de Navidad, Pascua, y demás celebraciones de la fe.
De niña la confidencia con las hermanas, con la mamá, con las tías cercanas…. Al avanzar en la adolescencia, los silencios, y las amistades cobran mayor importancia. Cada uno va forjando su destino. Al crecer se marcan mucho mas las diferencias…. Y las características personales se agudizan… así la niña sándwich se vuelve todavía más insegura, mas temerosilla y para competir con las  hermanas, para que no se le note lo miedosa comete errores, esconde sus defectos (eso cree). Un día toma una decisión: va a definirse y se autoproclama (en secreto) que va a ser mala. Punto.
El ser mala consistía en no confesarse, no hacer caso de los buenos consejos, no abrirse a nadie y buscar su felicidad según sus débiles criterios…… pero llegó la Navidad… la fiesta mas hermosa de todas, la favorita de toda la familia, la Navidad que se vive como tiempo litúrgico fuerte…. Y he aquí que la adolescente sándwich se derrumba…. No se confesó, no comulgará…. Está perdida.
Toda su maldad se vuelve llanto. Que horrible es ser mala. Que negrura causa al corazón, pero el daño estaba hecho. Y prosigue en su obsesión de ser mala…. Pero parece que nadie se da cuenta. Llega el tiempo de los novios y obvio, su mal comportamiento toma otros tintes…. Se convierte en un mal ejemplo pero en su “ingenua” maldad todavía cree que sigue pasando inadvertida aunque se le está notando que no es lo esperado por su familia. Que es lo que sucede: se vuelve hipócrita, aparenta… que todo va mejor, que las cosas no son tan malas que saldrá adelante, pero trae una piedra arrastrando que pesa cada día mas.
Ahora la línea esta marcada, ella ya no es igual que sus hermanas, aquellas siguen sus estudios, tienen ideales, son abiertas, sinceras, tienen bien definidos sus principios y las envidia…. Vuelve una y otra vez a ponerse en su lugar familiar pero sin sentido de propiedad.
En ese momento todo podía derrumbarse, o podía componerse, era cuestión de reconocerse tal cual era o seguir por ese camino zigzagueante de hipocresía. Toma el buen camino, pero con infinidad de caídas, sola, sin recurrir a nadie porque teme que la vean como un monstruo pues así se ve a sí misma. Y continua su vida…. En ese proceso de soy mala ahora, no, mejor soy buena… pero no alcanza a ser ni una cosa ni otra. Se convierte en “mediocre”.
La mediocre, llega a la adultez y entra en el proceso del matrimonio…. Enamorada de un buen hombre que la mira como una reina se siente redimida. El amor la redime. Aunque no del todo. Su vida tiene que ser todavía mas estrujada y golpeada para que resurja aquella chiquilla alegre y juguetona que se hundió en el laberinto psicológico de la soledad y el ocultamiento…..y busca a Dios, a ese Dios que la hacía feliz en Navidad, en Pascua, en la confesión del sábado y en la misa del domingo…. Empieza por ahí… va al confesionario….. va a Misa, busca en el Sagrario pero sigue siendo algo solitario. Como un secreto. Necesita ayuda, necesita una familia, una comunidad…. Y…. la encuentra……empieza a recorrer un camino nuevo, en donde la sinceridad tiene que tomar el lugar de la hipocresía, donde la bondad tiene que ganarle a la maldad, donde los buenos sentimientos tienen que imponerse al egoísmo…. Todo un proceso interminable… toda una escalada agobiante dejando girones sangrantes cada vez que la soberbia tenía que ser desplazada por la humildad. Pero un camino estimulante siempre ayudada por otros, nunca más sola. Ella ahora pertenece a alguien, participa, es. Es Iglesia, vive en su casa verdadera, la Iglesia es su madre y su maestra. Ella puede ahora ser hija, puede ser hermana, puede ser esposa y madre. Nada perfecto porque eso no existe pero es ella misma, un reflejo de Dios.
Todo lo tenía en semilla, se lo había dado su familia, pero lo tiró por el camino, lo único que necesitaba era dejar que Dios le alumbrara, dejarse ver tal cual, para volver por el camino conocido del amor.

Confiar en Dios, buscarle a Él, necesitar de Él. Algunos por los caminos conocidos, otros por caminos totalmente nuevos pero siempre hay que buscar a Dios… y nunca solos. Dios nos ha dado a todos una familia y todavía más, la gran familia de la Iglesia que es el camino mas bello por el que podemos transitar para llegar a la Vida Eterna. Al Amor.
Leer más

Un matrimonio, con muchos hijos. Una familia en la que la mamá de un carácter fuerte pero muy religioso no siempre podía tener el control que deseaba. El papá un hombre trabajador, el típico proveedor, un tanto alejado de los problemillas domésticos. Los hijos buenos todos pero con sus marcadas diferencias.
De niños todo era lo normal, los típicos pleitos infantiles, lo acostumbrado en una familia grande, de clase media baja; juegos, estudios, amistades…. Nada que los haga diferentes al resto de las familias de su alrededor. Las niñas aplicadas, inteligentes de un bonito medio aceptable. La ropa siempre heredada de una hermana a otra por lo que a la de en medio le tocaba bastante avanzada en uso…. Se dice ahora en psicología, la niña sándwich, la que no se define ni como la mayor con sus privilegios de primogénita ni la pequeñita con sus privilegios de consentida. Es decir, un tanto inadvertida, un tanto indefinida, temerosilla, asustadiza, pero juguetona a mas no poder, digamos traviesa.
En el contexto familiar primaba la fe. Un colegio católico que reafirmaba lo vivido en casa.La oración por la noche en conjunto, la misa de domingo sin falta, así como la confesión el sábado después del catecismo parroquial. Y las fiestas hermosas de Navidad, Pascua, y demás celebraciones de la fe.
De niña la confidencia con las hermanas, con la mamá, con las tías cercanas…. Al avanzar en la adolescencia, los silencios, y las amistades cobran mayor importancia. Cada uno va forjando su destino. Al crecer se marcan mucho mas las diferencias…. Y las características personales se agudizan… así la niña sándwich se vuelve todavía más insegura, mas temerosilla y para competir con las  hermanas, para que no se le note lo miedosa comete errores, esconde sus defectos (eso cree). Un día toma una decisión: va a definirse y se autoproclama (en secreto) que va a ser mala. Punto.
El ser mala consistía en no confesarse, no hacer caso de los buenos consejos, no abrirse a nadie y buscar su felicidad según sus débiles criterios…… pero llegó la Navidad… la fiesta mas hermosa de todas, la favorita de toda la familia, la Navidad que se vive como tiempo litúrgico fuerte…. Y he aquí que la adolescente sándwich se derrumba…. No se confesó, no comulgará…. Está perdida.
Toda su maldad se vuelve llanto. Que horrible es ser mala. Que negrura causa al corazón, pero el daño estaba hecho. Y prosigue en su obsesión de ser mala…. Pero parece que nadie se da cuenta. Llega el tiempo de los novios y obvio, su mal comportamiento toma otros tintes…. Se convierte en un mal ejemplo pero en su “ingenua” maldad todavía cree que sigue pasando inadvertida aunque se le está notando que no es lo esperado por su familia. Que es lo que sucede: se vuelve hipócrita, aparenta… que todo va mejor, que las cosas no son tan malas que saldrá adelante, pero trae una piedra arrastrando que pesa cada día mas.
Ahora la línea esta marcada, ella ya no es igual que sus hermanas, aquellas siguen sus estudios, tienen ideales, son abiertas, sinceras, tienen bien definidos sus principios y las envidia…. Vuelve una y otra vez a ponerse en su lugar familiar pero sin sentido de propiedad.
En ese momento todo podía derrumbarse, o podía componerse, era cuestión de reconocerse tal cual era o seguir por ese camino zigzagueante de hipocresía. Toma el buen camino, pero con infinidad de caídas, sola, sin recurrir a nadie porque teme que la vean como un monstruo pues así se ve a sí misma. Y continua su vida…. En ese proceso de soy mala ahora, no, mejor soy buena… pero no alcanza a ser ni una cosa ni otra. Se convierte en “mediocre”.
La mediocre, llega a la adultez y entra en el proceso del matrimonio…. Enamorada de un buen hombre que la mira como una reina se siente redimida. El amor la redime. Aunque no del todo. Su vida tiene que ser todavía mas estrujada y golpeada para que resurja aquella chiquilla alegre y juguetona que se hundió en el laberinto psicológico de la soledad y el ocultamiento…..y busca a Dios, a ese Dios que la hacía feliz en Navidad, en Pascua, en la confesión del sábado y en la misa del domingo…. Empieza por ahí… va al confesionario….. va a Misa, busca en el Sagrario pero sigue siendo algo solitario. Como un secreto. Necesita ayuda, necesita una familia, una comunidad…. Y…. la encuentra……empieza a recorrer un camino nuevo, en donde la sinceridad tiene que tomar el lugar de la hipocresía, donde la bondad tiene que ganarle a la maldad, donde los buenos sentimientos tienen que imponerse al egoísmo…. Todo un proceso interminable… toda una escalada agobiante dejando girones sangrantes cada vez que la soberbia tenía que ser desplazada por la humildad. Pero un camino estimulante siempre ayudada por otros, nunca más sola. Ella ahora pertenece a alguien, participa, es. Es Iglesia, vive en su casa verdadera, la Iglesia es su madre y su maestra. Ella puede ahora ser hija, puede ser hermana, puede ser esposa y madre. Nada perfecto porque eso no existe pero es ella misma, un reflejo de Dios.
Todo lo tenía en semilla, se lo había dado su familia, pero lo tiró por el camino, lo único que necesitaba era dejar que Dios le alumbrara, dejarse ver tal cual, para volver por el camino conocido del amor.

Confiar en Dios, buscarle a Él, necesitar de Él. Algunos por los caminos conocidos, otros por caminos totalmente nuevos pero siempre hay que buscar a Dios… y nunca solos. Dios nos ha dado a todos una familia y todavía más, la gran familia de la Iglesia que es el camino mas bello por el que podemos transitar para llegar a la Vida Eterna. Al Amor.
Leer más...

Aviso Legal

La Asociación Blogueros con el Papa no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, que las expresarán, en todo momento, de manera individual y en caso alguno representa la opinión de la Asociación. 
 
Asociación "Blogueros con el Papa" © 2010