En nuestra página de Facebook...

¡Cristo ha resucitado!

Celebramos la Pascua llenos de admiración y temor. Temor, que no es miedo, sino reverencia ante el milagro que ha acontecido una vez más entre nosotros. Los Apóstoles pudieron ver a Cristo en vida y tras la resurrección. Nosotros no, pero sí podemos ver algo que ellos no vieron:

Vemos algo que ellos no veían y no vemos algo que ellos veían. ¿Qué vemos nosotros que no veían ellos? La Iglesia presente en todos los pueblos. ¿Qué no vemos nosotros que veían ellos? A Cristo en carne. Del mismo modo que ellos le veían a Él y creían lo referente al cuerpo, así nosotros que vemos el cuerpo creamos lo referente a la Cabeza. Sírvanos de ayuda recíproca lo que cada uno hemos visto. Les ayuda a ellos a creer en la Iglesia futura el haber visto a Cristo. La Iglesia que vemos nos ayuda a nosotros a creer que Cristo ha resucitado. Lo que ellos creían se ha hecho realidad; realidad es también lo que nosotros creemos. Se cumplió lo que ellos creyeron de la cabeza; se cumple lo que nosotros creemos del cuerpo. Cristo entero se manifestó a ellos y a nosotros, pero ni ellos ni nosotros le vimos en su totalidad. Ellos vieron la Cabeza y creyeron en el cuerpo; nosotros vemos el cuerpo y creemos en la Cabeza. (San Agustín, Sermón CXVI, 6)

Vivimos tiempos complicados, donde las apariencias nos confunden continuamente. Los carismas y sensibilidades son cada vez más importantes, lo que nos hace pensar en que hay segundos y terceros salvadores que gestionan la salvación, según nos gusten más o menos sus palabras e indicaciones. Cristo es uno y por eso no deberíamos de dar más importancia a los sirvientes que al Señor.

Como blogueros con el Papa, deberíamos ver a Cristo como centro y objetivo de nuestra actividad. El Papa es símbolo de unidad y su presencia debería ser la de Pedro, que nos reúne en torno a Cristo. Pedro que no fue el más sensato de los Apóstoles, pero fue capaz de negarse a sí mismo para dejar que Cristo fuese el protagonista.

Así, unidos en torno a Cristo resucitado, con el símbolo de unidad que representa el Papa, ojalá seamos capaces de vernos como hermanos que comparten sus dones. Ojalá dejemos las desconfianzas y seamos capaces de trabajar unidos para el bien de la Iglesia, en torno a la Tradición y el magisterio eclesial.

¡Ha resucitado¡ ¡Verdaderamente lo ha hecho¡ ¡Feliz Pascua!

Néstor Mora N
Leer más
Celebramos la Pascua llenos de admiración y temor. Temor, que no es miedo, sino reverencia ante el milagro que ha acontecido una vez más entre nosotros. Los Apóstoles pudieron ver a Cristo en vida y tras la resurrección. Nosotros no, pero sí podemos ver algo que ellos no vieron:

Vemos algo que ellos no veían y no vemos algo que ellos veían. ¿Qué vemos nosotros que no veían ellos? La Iglesia presente en todos los pueblos. ¿Qué no vemos nosotros que veían ellos? A Cristo en carne. Del mismo modo que ellos le veían a Él y creían lo referente al cuerpo, así nosotros que vemos el cuerpo creamos lo referente a la Cabeza. Sírvanos de ayuda recíproca lo que cada uno hemos visto. Les ayuda a ellos a creer en la Iglesia futura el haber visto a Cristo. La Iglesia que vemos nos ayuda a nosotros a creer que Cristo ha resucitado. Lo que ellos creían se ha hecho realidad; realidad es también lo que nosotros creemos. Se cumplió lo que ellos creyeron de la cabeza; se cumple lo que nosotros creemos del cuerpo. Cristo entero se manifestó a ellos y a nosotros, pero ni ellos ni nosotros le vimos en su totalidad. Ellos vieron la Cabeza y creyeron en el cuerpo; nosotros vemos el cuerpo y creemos en la Cabeza. (San Agustín, Sermón CXVI, 6)

Vivimos tiempos complicados, donde las apariencias nos confunden continuamente. Los carismas y sensibilidades son cada vez más importantes, lo que nos hace pensar en que hay segundos y terceros salvadores que gestionan la salvación, según nos gusten más o menos sus palabras e indicaciones. Cristo es uno y por eso no deberíamos de dar más importancia a los sirvientes que al Señor.

Como blogueros con el Papa, deberíamos ver a Cristo como centro y objetivo de nuestra actividad. El Papa es símbolo de unidad y su presencia debería ser la de Pedro, que nos reúne en torno a Cristo. Pedro que no fue el más sensato de los Apóstoles, pero fue capaz de negarse a sí mismo para dejar que Cristo fuese el protagonista.

Así, unidos en torno a Cristo resucitado, con el símbolo de unidad que representa el Papa, ojalá seamos capaces de vernos como hermanos que comparten sus dones. Ojalá dejemos las desconfianzas y seamos capaces de trabajar unidos para el bien de la Iglesia, en torno a la Tradición y el magisterio eclesial.

¡Ha resucitado¡ ¡Verdaderamente lo ha hecho¡ ¡Feliz Pascua!

Néstor Mora N
Leer más...

LA VIDA SIGUE EN CAMINO

VER MÁS AQUÍ

La  Vida no se para, porque pararse significa dejar de latir y, en consecuencia, morir. La Vida sigue, sigue porque importa, porque es un derecho que todos tenemos y porque por y con la vida alcanzamos la verdadera Vida, la que dentro de cada uno de nosotros sentimos que nunca muere.

Si no puedes asistir, camina la marcha con tus oraciones.



Salvador Pérez Alayón
Leer más
VER MÁS AQUÍ

La  Vida no se para, porque pararse significa dejar de latir y, en consecuencia, morir. La Vida sigue, sigue porque importa, porque es un derecho que todos tenemos y porque por y con la vida alcanzamos la verdadera Vida, la que dentro de cada uno de nosotros sentimos que nunca muere.

Si no puedes asistir, camina la marcha con tus oraciones.



Salvador Pérez Alayón
Leer más...

SÍ, LA VIDA ES IMPORTANTE, PERO AHORA TU VOTO TIENE MAYOR IMPORTANCIA


Sin lugar a duda que la vida es lo más importante. Pero la vida es INTERRUMPIDA cada día porque los señores políticos, que quizás tú les has dado tu voto, lo deciden así. Por eso, tú voto y el mío cobra ahora mayor importancia, y debemos meditarlo mucho y depositarlo en aquello que defiendan la vida.

Y la cuestión es encontrarlo, porque los hay. Yo he votado, años pasados, a AES (Alternativa española), un partido que llevaba en su programa la defensa de la familia y la vida. No lo he oído por ahora, quizás porque no han llegado a estar representados en el Parlamento español, porque los católicos se han dormido y han dado sus votos, o a ninguno, o a los del P.P. Y estos no la defienden como ya hemos visto.

Es posible que el voto resulte inútil, pero eso es solo apariencias, porque de haberlo hecho ya, hoy tomarían algunos partidos medidas para rescatar el voto de los creyentes, que somos muchos. Pero, posiblemente, no somos coherente con nuestra fe. ¿Qué nos pasa? Nuestro voto puede cambiar la ley del aborto, sólo tiene que aparecer.

En el programa de 13 Tv. he oído a Santiago Abascal, del partido VOX que ellos en su programa defienden la vida. Pues le pedimos que nos lo expliquen, y que se personen en la marcha del 14M del domingo en Madrid. Allí pueden ganar muchos votos.

Pero hay que decírselos e invitarlos a la marcha. A ellos y a todos los partidos que defiendan la vida. Y esforzarnos en unirnos porque la familia y la vida es lo más importante. No podemos ser creyentes y actuar como si no lo fuéramos.



Salvador Pérez Alayón
Leer más

Sin lugar a duda que la vida es lo más importante. Pero la vida es INTERRUMPIDA cada día porque los señores políticos, que quizás tú les has dado tu voto, lo deciden así. Por eso, tú voto y el mío cobra ahora mayor importancia, y debemos meditarlo mucho y depositarlo en aquello que defiendan la vida.

Y la cuestión es encontrarlo, porque los hay. Yo he votado, años pasados, a AES (Alternativa española), un partido que llevaba en su programa la defensa de la familia y la vida. No lo he oído por ahora, quizás porque no han llegado a estar representados en el Parlamento español, porque los católicos se han dormido y han dado sus votos, o a ninguno, o a los del P.P. Y estos no la defienden como ya hemos visto.

Es posible que el voto resulte inútil, pero eso es solo apariencias, porque de haberlo hecho ya, hoy tomarían algunos partidos medidas para rescatar el voto de los creyentes, que somos muchos. Pero, posiblemente, no somos coherente con nuestra fe. ¿Qué nos pasa? Nuestro voto puede cambiar la ley del aborto, sólo tiene que aparecer.

En el programa de 13 Tv. he oído a Santiago Abascal, del partido VOX que ellos en su programa defienden la vida. Pues le pedimos que nos lo expliquen, y que se personen en la marcha del 14M del domingo en Madrid. Allí pueden ganar muchos votos.

Pero hay que decírselos e invitarlos a la marcha. A ellos y a todos los partidos que defiendan la vida. Y esforzarnos en unirnos porque la familia y la vida es lo más importante. No podemos ser creyentes y actuar como si no lo fuéramos.



Salvador Pérez Alayón
Leer más...

EL MES DE MARZO, EL MES DE SAN JOSÉ (II)

El 19 de marzo de 2013, el recién elegido Papa Francisco pronunció su primera y riquísima homilía sobre san José, de la que comenté algunos aspectos en la entrega anterior y ahora quiero seguir comentándola. 
San José no ha sido el amo y señor, sino el custodio del patrimonio, recibido de Dios: Jesús y María. Y los ha sabido custodiar de una manera admirable, porque ha sabido escuchar en cada momento la voz de Dios y se ha dejado dirigir de la mano del Señor en todo. Si Dios le habla en sueños es porque sabe que José está siempre dispuesto a escucharle y por eso ha sido siempre sensibilísimo a las personas que el Padre del cielo le ha confiado. Ha sabido leer con realismo los signos de los tiempos, y ha sabido estar siempre atento a las personas a él confiadas, tomando así las decisiones más sabias. 
En el padre virginal de Jesús, en san José encontramos y descubrimos el modelo de cómo responder a la vocación y a la llamada de Dios, descubrimos las dos cualidades indispensables para responder a la voz de Dios, cuando habla: disponibilidad y presteza. En la llamada para que vaya a Egipto le dice el Señor por el ángel: José, toma a tu mujer y a su hijo y vete a Egipto porque Herodes anda buscándole para matarlo. Se lo dice de noche, en sueños, pero es muy grave lo que le dice, vale la vida del hijo que la suya propia, y sin pérdida de tiempo, sin esperar al amanecer los despierta, lo prepara todo de prisa y se ponen en camino del destierro. 
La prerrogativa principal del obrar de san José fue poner toda su vida al cuidado de su hijo. Se olvidó de sí mismo, de sus proyectos personales, de sus aspiraciones humanas y ha puesto en el centro de todos sus planes el bien de Jesús, Y así nos enseña a nosotros cómo custodiar al prójimo que vive con nosotros en casa, en el trabajo, en la vida ordinaria de cada día. 
El Papa toca otro punto de la misión de san José, aplicándoselo a sí mismo. San José es el modelo del poder, de la autoridad vividos como servicio. San José es el padre de Jesús por su matrimonio con María, es el esposo de María, la cabeza de la sagrada Familia, le colocó Dios al frente de su Familia. Pero él vive esta realidad como puro servicio. Tiene plena conciencia de que se le ha confiado la Familia de Dios no para ser servido sino para servir y lo vive con servicio amoroso y sacrificado. Dice san Juan Pablo II en la Redemptoris custos “San José ha sido llamado por Dios para servir directamente a la persona y a la misión de Jesús, mediante el ejercicio de su paternidad, de este modo el coopera en la plenitud de los tiempos en el gran misterio de la redención y es verdaderamente ministro de la salvación. Ha hecho de su vida un servicio, un sacrificio” a Jesús; “al haber hecho uso de su autoridad legal que le correspondía sobre la Sagrada Familia para hacerle don total de sí, de sus vida y de su trabajo; al haber convertido su vocación humana al amor doméstico con la oblación sobrehumana de sí, de su corazón y de toda capacidad, en el amor puesto al servicio del Mesías, que crece en su casa” (RC 8). Para san José servir es reinar. 
Recuerda el Papa que ha iniciado su ministerio papal en la fiesta de san José y en íntima unión con ella. Este ministerio comporta también poder, pero no debemos olvidar que el verdadero poder es el servicio – la oración dominical y ferial XXVI del tiempo ordinario litúrgico comienza: “Oh Dios,  que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia”- y el Papa debe ejercer su poder en el servicio, que tiene su culmen en la muerte  en la cruz: no he venido a ser servido sino a servir y dar la vida en rescate por todos (Mt 20,28); debe poner los ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe de san José y como él abrir los brazos para custodiar a todo el pueblo de Dios y acoger con ternura a toda la humanidad, especialmente a los más pobres  y necesitados, a los más humildes, a los más pequeños.  
La figura de san José, como custodio de Jesús y de María, lo llena todo en la homilía del Papa. San José es el ideal de virtudes y actitudes que tenemos que ejercitar, como custodios que somos de todos los bienes de Dios, tales como bondad, ternura, amor, esperanza alegre y paciente, servicio permanente, acudiendo especialmente a los más pobres, a los más abandonados, a los más humildes, a los más desvalidos, a los pequeños.  Aprendamos estas virtudes en la escuela gratuita de san José y vivámoslas con entusiasmo en la vida de cada día.   
                                                         P. Román Llamas, ocd 


Leer más
El 19 de marzo de 2013, el recién elegido Papa Francisco pronunció su primera y riquísima homilía sobre san José, de la que comenté algunos aspectos en la entrega anterior y ahora quiero seguir comentándola. 
San José no ha sido el amo y señor, sino el custodio del patrimonio, recibido de Dios: Jesús y María. Y los ha sabido custodiar de una manera admirable, porque ha sabido escuchar en cada momento la voz de Dios y se ha dejado dirigir de la mano del Señor en todo. Si Dios le habla en sueños es porque sabe que José está siempre dispuesto a escucharle y por eso ha sido siempre sensibilísimo a las personas que el Padre del cielo le ha confiado. Ha sabido leer con realismo los signos de los tiempos, y ha sabido estar siempre atento a las personas a él confiadas, tomando así las decisiones más sabias. 
En el padre virginal de Jesús, en san José encontramos y descubrimos el modelo de cómo responder a la vocación y a la llamada de Dios, descubrimos las dos cualidades indispensables para responder a la voz de Dios, cuando habla: disponibilidad y presteza. En la llamada para que vaya a Egipto le dice el Señor por el ángel: José, toma a tu mujer y a su hijo y vete a Egipto porque Herodes anda buscándole para matarlo. Se lo dice de noche, en sueños, pero es muy grave lo que le dice, vale la vida del hijo que la suya propia, y sin pérdida de tiempo, sin esperar al amanecer los despierta, lo prepara todo de prisa y se ponen en camino del destierro. 
La prerrogativa principal del obrar de san José fue poner toda su vida al cuidado de su hijo. Se olvidó de sí mismo, de sus proyectos personales, de sus aspiraciones humanas y ha puesto en el centro de todos sus planes el bien de Jesús, Y así nos enseña a nosotros cómo custodiar al prójimo que vive con nosotros en casa, en el trabajo, en la vida ordinaria de cada día. 
El Papa toca otro punto de la misión de san José, aplicándoselo a sí mismo. San José es el modelo del poder, de la autoridad vividos como servicio. San José es el padre de Jesús por su matrimonio con María, es el esposo de María, la cabeza de la sagrada Familia, le colocó Dios al frente de su Familia. Pero él vive esta realidad como puro servicio. Tiene plena conciencia de que se le ha confiado la Familia de Dios no para ser servido sino para servir y lo vive con servicio amoroso y sacrificado. Dice san Juan Pablo II en la Redemptoris custos “San José ha sido llamado por Dios para servir directamente a la persona y a la misión de Jesús, mediante el ejercicio de su paternidad, de este modo el coopera en la plenitud de los tiempos en el gran misterio de la redención y es verdaderamente ministro de la salvación. Ha hecho de su vida un servicio, un sacrificio” a Jesús; “al haber hecho uso de su autoridad legal que le correspondía sobre la Sagrada Familia para hacerle don total de sí, de sus vida y de su trabajo; al haber convertido su vocación humana al amor doméstico con la oblación sobrehumana de sí, de su corazón y de toda capacidad, en el amor puesto al servicio del Mesías, que crece en su casa” (RC 8). Para san José servir es reinar. 
Recuerda el Papa que ha iniciado su ministerio papal en la fiesta de san José y en íntima unión con ella. Este ministerio comporta también poder, pero no debemos olvidar que el verdadero poder es el servicio – la oración dominical y ferial XXVI del tiempo ordinario litúrgico comienza: “Oh Dios,  que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia”- y el Papa debe ejercer su poder en el servicio, que tiene su culmen en la muerte  en la cruz: no he venido a ser servido sino a servir y dar la vida en rescate por todos (Mt 20,28); debe poner los ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe de san José y como él abrir los brazos para custodiar a todo el pueblo de Dios y acoger con ternura a toda la humanidad, especialmente a los más pobres  y necesitados, a los más humildes, a los más pequeños.  
La figura de san José, como custodio de Jesús y de María, lo llena todo en la homilía del Papa. San José es el ideal de virtudes y actitudes que tenemos que ejercitar, como custodios que somos de todos los bienes de Dios, tales como bondad, ternura, amor, esperanza alegre y paciente, servicio permanente, acudiendo especialmente a los más pobres, a los más abandonados, a los más humildes, a los más desvalidos, a los pequeños.  Aprendamos estas virtudes en la escuela gratuita de san José y vivámoslas con entusiasmo en la vida de cada día.   
                                                         P. Román Llamas, ocd 


Leer más...

QUIÉN MATA NO DUERME TRANQUILO

14 de marzo


No pasa nada, como quien se toma un café, cuando se ha matado o al menos intentado matar a alguien. Incluso, si cabe, con mayor gravedad, si se trata de un ser inocente nacido ya en el seno de su madre. La huella del mal hecho queda grabada a fuego en la conciencia del presunto asesino.

Porque, ¡sí pasa!, es un asesinato y un asesinato premeditado y pensado, porque un aborto no se hace sin antes prepararlo. Salvo aquellos abortos, que ocurren de forma natural y sin quererlo. Eso ya se entiende.

Sucede que nuestra conciencia está hecha para buscar el bien y, por supuesto, para amar, y cuando hacemos algo contrario a ella, nos advierte expresando su disconformidad. De modo que, cuando hemos matado nos advertirá que hemos obrado mal, y eso nos remuerde y no nos deja en paz.

Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Lo quieras o no admitir, y tu corazón busca el bien, a pesar de que la cizaña del mal cohabite también en él por el pecado, y luche para inclinarte al mal. Pero cuando lo haces, tu conciencia te reprime y te advierte de tu mala acción. Matar es algo que no está escrito en el corazón del hombre, porque el hombre siente primero el amor, pero el pecado le puede vencer e inclinarlo a matar.

El aborto es un crimen y sí, importa mucho. El catorce de marzo, las familias van a salir a la calle para dejar escapar ese grito en defensa de la Vida. Una vida a la que tienen derecho todos los hombres desde que son concebidos en el seno de sus madres.



Salvador Pérez Alayón
Leer más
14 de marzo


No pasa nada, como quien se toma un café, cuando se ha matado o al menos intentado matar a alguien. Incluso, si cabe, con mayor gravedad, si se trata de un ser inocente nacido ya en el seno de su madre. La huella del mal hecho queda grabada a fuego en la conciencia del presunto asesino.

Porque, ¡sí pasa!, es un asesinato y un asesinato premeditado y pensado, porque un aborto no se hace sin antes prepararlo. Salvo aquellos abortos, que ocurren de forma natural y sin quererlo. Eso ya se entiende.

Sucede que nuestra conciencia está hecha para buscar el bien y, por supuesto, para amar, y cuando hacemos algo contrario a ella, nos advierte expresando su disconformidad. De modo que, cuando hemos matado nos advertirá que hemos obrado mal, y eso nos remuerde y no nos deja en paz.

Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Lo quieras o no admitir, y tu corazón busca el bien, a pesar de que la cizaña del mal cohabite también en él por el pecado, y luche para inclinarte al mal. Pero cuando lo haces, tu conciencia te reprime y te advierte de tu mala acción. Matar es algo que no está escrito en el corazón del hombre, porque el hombre siente primero el amor, pero el pecado le puede vencer e inclinarlo a matar.

El aborto es un crimen y sí, importa mucho. El catorce de marzo, las familias van a salir a la calle para dejar escapar ese grito en defensa de la Vida. Una vida a la que tienen derecho todos los hombres desde que son concebidos en el seno de sus madres.



Salvador Pérez Alayón
Leer más...

Aviso Legal

La Asociación Blogueros con el Papa no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, que las expresarán, en todo momento, de manera individual y en caso alguno representa la opinión de la Asociación. 
Si pulsa en este gadget estará colaborando con la Asociación de Blogueros con el Papa. ¡Gracias!
 
Asociación "Blogueros con el Papa" © 2010